Page header image

Caries de biberón: prevención

(Baby Bottle Tooth Decay: Prevention)

¿Qué son las caries de biberón?

Las caries de biberón son la mayor causa de caries en los bebés. Afecta sobre todo a los bebés que se llevan su biberón a la cama o a los niños pequeños a quienes se les permite llevar un biberón consigo durante el día.

Si bien las caries se pueden empezar a desarrollar apenas aparecen los dientes de leche de su bebé, muchas veces el problema no se nota hasta que el bebé cumple 1 año de edad. La primera señal son manchas blancas en los dientes del bebé. Los dientes delanteros superiores (incisivos) son los que en general se dañan primero.

¿Qué las causa?

Las caries se producen cuando el azúcar de los líquidos se pone en contacto con los dientes por un tiempo prolongado. Tanto la leche como la fórmula, el jugo de frutas, Kool-Aid y los refrescos contienen azúcar. Si un niño se queda dormido con un biberón en la boca o toma constantemente del biberón durante el día, el azúcar se le queda pegada en los dientes superiores. Las bacterias que se encuentran normalmente en la boca convierten el azúcar en un ácido. El esmalte (cubierta protectora) de los dientes de leche tiene un espesor que es sólo la mitad de una cáscara de huevo. El ácido va disolviendo gradualmente el esmalte y se van produciendo las caries.

La disponibilidad de los biberones de plástico para reemplazar a los de vidrio hizo que muchos padres dejen de preocuparse si su bebé se quedaba jugando con él. Una manera rápida de que el bebé se quede dormido de noche, o que se tranquilice cuando se despierta llorando en el medio de la noche, es darle un biberón de fórmula o jugo y dejárselo. El biberón también puede ser útil para calmar los jaleos del bebé durante el día. Muchos padres no saben que este tipo de hábitos puede causar caries en los dientes.

¿Cómo se trata?

Para reparar las caries de biberón hay que darle al niño anestesia general. Si el problema se detecta temprano, se pueden cubrir los dientes con una funda de acero inoxidable. Si las caries son severas, es posible que haya que extraerle los dientes dañados.

¿Cuánto duran los efectos?

Si no se descubre y trata a tiempo las caries de biberón, eventualmente destruirán los dientes y éstos se podrán romper a nivel de la encía. Las caries continuarán destruyendo la raíz del diente y producirán un dolor continuo.

Si le extraen los dientes al niño, se pueden producir los siguientes problemas:

  • El niño tendrá que masticar con los dientes del costado de la boca.
  • Es posible que le hagan burlas porque le faltan dientes.
  • Los dientes permanentes pueden salir torcidos o encimados porque los dientes de leche ya no están presentes para guardarles el lugar adecuado en la boca.

¿Cómo puedo prevenir las caries de biberón?

  1. Nunca le dé a su bebé un biberón en la cuna. No le dé el biberón a su bebé como una manera de que se quede dormido. Ésta es la causa más común de dependencia del biberón, y con el tiempo puede causar problemas del sueño porque el bebé espera que le den el biberón como paso anterior a dormirse, aún en casos en que se despierta normalmente durante la noche. Separe el último biberón de la noche de la hora de irse a dormir. Si bien los dientes del bebé no empiezan a salir hasta después de los 6 meses, es importante no inculcarle malos hábitos. En general, no le permita nunca a su bebé que se crea que el biberón le pertenece a él. Nunca se lo va a devolver voluntariamente.
  2. No le permita a su niño que se guarde el biberón como un juguete o compañía durante el día. No le dé el biberón en vez de alzarlo o darle un chupete, objeto de seguridad o juguete. Déselo sólo a la hora de comer.
  3. Empiece a alimentarlo con vasito a los 6 meses de edad. La mejor manera de prevenir la dependencia del biberón es empezar a darle de tomar en un vasito. No espere que el niño deje de tomar el biberón por sí mismo a menos que lo empiece a alimentar con un vasito. Tampoco espere que deje el biberón en 1 día ó 1 semana. Hay que exponer al bebé al uso del vasito durante 3 meses o más para que aprenda a preferir el vasito al biberón.
  4. Si su bebé tiene el hábito del biberón, siga dándoselo, pero llénelo solamente con agua. El agua no le puede causar daño a los dientes. El agua es también aburrida y servirá para que su niño eventualmente abandone el biberón. El biberón por sí mismo no causa problemas.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame durante el horario de consultorio si:

  • Su hijo no puede dejar el biberón.
  • Observa manchas blancas en los dientes de leche.
  • Cree que su niño puede tener caries de biberón.
  • Tiene alguna otra pregunta o preocupación.
Escrito por B.D. Schmitt, M.D., autor de "Your Child's Health," Bantam Books.
Published by McKesson Provider Technologies.
Last modified: 2002-08-29
Last reviewed: 2006-03-02
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright © 2006 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All Rights Reserved.
Page footer image